jueves, 19 de enero de 2017

Diferencias

La diferencias humanas son las que hacen que cada persona tenga un encanto especial. Cada persona tiene cualidades y defectos que le hacen distinto a los demás. Yo siempre supe que tenía algo que me hacía muy diferente, pero no sabía qué. Hoy, sigo preguntándome qué es eso que me hace ser diferente al resto, qué es lo que me hace ser, de alguna forma, especial.
Desde siempre, la humanidad ha intentado conseguir que todas las personas sean y actúen de una manera determinada, excluyendo a quienes se salen de la norma social y no actúan como se espera, a aquellas personas que son diferentes. Creo que no es necesario decir el grado de estupidez que este objetivo conlleva. En primer lugar porque es imposible; por mucho que intentemos que todas las personas posean la personalidad que consideramos apropiada para la supervivencia y adaptación, esto, no es posible. Y, en segundo lugar, porque las diferencias, al contrario de lo que muchas personas piensan, son beneficiosas, enriquecen a la sociedad. La diversidad es un bien contra el que no debemos luchar. Desde pequeños hemos visto como al niño que es diferente se le ha marginado y excluido, se le ha dado de lado. Este es el resultado de la sociedad tan superficial en la que vivimos, una sociedad en la que nos enseñan los prototipos "perfectos" de personas que, en mi opinión, son todo lo contrario.
Vivimos en el siglo XXI y tenemos ideales propios de siglos anteriores, cuando deberíamos luchar por vivir en un mundo de equidad, igualdad y solidaridad. 

lunes, 2 de enero de 2017

¿Un año más o un año menos?

No pidamos al nuevo año que nos traiga cosas buenas, busquemos y luchemos nosotros por lo que queremos, consigamos nuestros sueños y disfrutemos de ellos con aquellos a quien queremos.No nos quedemos con lo malo del 2016, recordemos los buenos momentos que seguramente duplicarán los malos. Los errores cometidos solo deben ser recordados para corregirlos y aprender de ellos.
Cambiemos los típicos propósitos de año nuevo que todo el mundo hace y nadie cumple por algo tan fundamental como es cuidar a nuestra familia y amigos y crecer como persona. No dejemos escapar las oportunidades que nos ofrece la vida, no dejemos que las cosas lleguen solas a nosotros, tenemos que buscar aquello que queremos y luchar por nuestros sueños.
Este año me propongo aumentar mi paciencia, aprender nuevos conocimientos y mejorar como persona.  Voy a conseguir todo lo que me proponga y voy a demostrarme a mi misma que soy capaz de conseguir lo que quiera, porque no hay imposibles, solo personas con falta de esfuerzo, constancia y confianza en sus capacidades. Voy a disfrutar de cada uno de los momentos de este 2017, pero sobre todo voy a disfrutar de otro año más al lado de las personas a las que quiero.

martes, 19 de julio de 2016

Pedir ayuda no es malo

Nunca me gustó pedir ayuda cuando lo necesitaba. Siempre he intentado resolver los problemas por mí misma. A veces lo conseguí y otras no. El problema está cuando el hecho de no conseguir resolver los problemas te lleva a un pésimo estado de ánimo. Cuando esto ocurre, la capacidad de infravalorarme es muy superior a la de elogiarme cuando consigo mis objetivos. Sé que tengo que cambiar este aspecto, pero como todo, hay días en los que es más fácil y otros en los que, por el contrario, no te ves capaz de mirarte al espejo y ver las cosas buenas que tienes, no te ves capaz de mirar a tu alrededor y ver que hay más personas de las que tu piensas a tu lado.
Pues bien, hoy es uno de esos días en los que es más fácil mirarme al espejo y sentirme bien. Hoy, al fin, he aprendido que pedir ayuda no es malo, que quien te quiere, si se lo pides, estará a tu lado. He aprendido que nadie es adivino y debes ser tú quien diga cómo se siente, para que así puedan ayudarte. Hoy, que aprendido que la distancia, cuando la amistad es verdadera, no afecta a ésta. Hoy he aprendido que, las personas importantes en tu vida, siempre van a estar ahí.

domingo, 29 de mayo de 2016

¿Obsesión?

Hay veces que nos resulta imposible olvidar a alguien. Tanto, que terminamos pensando que estamos obsesionados con esa persona; pero no es así. No nos podemos olvidar de ella, porque es demasiado importante en nuestra vida como para dejarla ir tan fácilmente. Además, olvidando dejaríamos atrás miles de recuerdos y los recuerdos son cosas que aunque no las vivamos en ese momento, las sentimos con tanta intensidad que parece que sí...

martes, 29 de marzo de 2016

Querer amar.

“Querer no es lo mismo que amar”.
Querer tiene un sentido biológico, lleva implícito esperar algo a cambio. Cuando quieres algo lo quieres para ti. Querer es posesión.
Sin embargo, cuando amas lo haces incondicionalmente, no esperas nada a cambio. Cuando amas algo lo quieres libre. Amar es desear la realización de esa persona.
Lo bonito del amor, es que el otro elija libremente estar a tu lado y realizarse como persona junto a tí. 
Si tú quieres una rosa del jardín, la coges; si la amas, la dejas allí y la riegas día a día. Lo mismo sucede en las relaciones. Cuando amamos a nuestra pareja queremos lo mejor para ella y deseamos su felicidad y libertad. No se trata de querer tener a una persona como se tiene un juguete, no es posesión; se trata de querer amar, de querer ser amado y compartir con esa persona cada momento importante de tu vida y formar parte de la suya. 

sábado, 12 de marzo de 2016

Miedo.

A la incertidumbre, a no poder controlar lo que me sucede en la vida.
Tengo miedo a fracasar, a perder a las personas que quiero, a la soledad.
No tengo miedo a equivocarme, pero si a cometer errores que puedan perjudicar a mi familia, tengo miedo a que aquellos a quienes quiero se sientan decepcionados.
Tengo miedo a lo que desconozco, a la muerte, a todo aquello que no pueda manejar. Tengo miedo a no conseguir mis metas en la vida, a no tener la vida que deseo; tengo miedo a envejecer y darme cuenta de que no he hecho nada “importante”, tengo miedo a no dejar huella. La eternidad no consiste en vivir para siempre, sino en  quedar en la memoria de las personas tras la muerte, yo tengo miedo a no tener esa eternidad.
Tengo miedo a fracasar como hija, hermana, nieta y amiga; tengo miedo a fracasar como pareja pero sobre todo tengo miedo a fracasar como madre.
Tengo miedo a muchas cosas, pero lucho cada día contra ellas, demostrando que puedo con todo lo que se me ponga por delante.


jueves, 10 de marzo de 2016

La vida

Que nadie elige de quien enamorarse, el primer beso se da con la mirada, que el respeto se gana, que el amor se siente, que el extrañar es bueno. La gente sabia dice que no hay que llorar por el pasado, no hay que preocuparse por el futuro, sólo hay que vivir el presente, hay que sembrar para cosechar, amar para ser amado, hay que perder para ganar, llorar para saber sonreír, caer para aprender. Las personas que saben dicen que hay que confiar en el tiempo, porque suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades, que el tiempo es oro y que pone a cada persona en su lugar. Todos nos dicen que nadie puede dañarnos sin nuestro consentimiento, que si alguien nos lastima es porque nosotros le otorgamos ese beneficio. Dicen que el amor no es sufrir, que el amor no es perdonar lo “imperdonable” porque hay cosas que no se perdonan, no se olvidan, no se borran ni de la cabeza ni del corazón, pero que de esas cosas se acaban aprendiendo para la próxima. Dicen que uno no aprende hasta que tropieza, que cometer errores es casi la única manera de aprender algo, que el que no arriesga, no gana y que el que tiene miedo a fracasar, nunca llegará a nada. Decía John Lennon que la vida es lo que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes, y tenía razón, planeas con quien te casarás, la casa en la que vivirás, el colegio al que irán tus hijos, planeas hasta el color que tendrá el puto sofá. Pero los planes, son solo un dibujo en una servilleta de papel, y por mucho que te empeñes, al final tus planes le importan una mierda al resto del mundo, y puedes ponerle cabeza, corazón o un taco de servilletas emborronadas con sueños, que la vida tiene otros planes para ti.