martes, 11 de octubre de 2011

Todo llega

Lo que tenga que pasar, pasará. Por mucho que retrases los momentos importantes de la vida, llegará el día en que te tengas que enfrentar a ellos. Muchas veces el problema es que nosotros tenemos que elegir ese día. Quizás eso es más difícil que la misma ejecución. Elegir el día en el que estás convencido que vas a coger el toro por los cuernos y te enfrentarás a los prejuicios y miedos que siempre has tenido sobre ti mismo. 
De lo que más se tiene que encargar uno mismo, es que, nadie se encargue de adelantar este momento. Porque solo uno mismo sabrá cuando está preparado para actuar, y nadie, absolutamente nadie tiene derecho a decirte cuando lo tienes que hacer, a empujarte, porque obligar a alguien a algo que no quiere hacer, no es ayudar.
Digo esto porque hay momentos en la vida en los que quizás merece la pena ser cobardes que valientes, dejar de arriesgar, solo nosotros sabremos cuando será ese momento de arriesgar, y por lo tanto, el momento de ganar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario