domingo, 27 de noviembre de 2011

Saber que es amar.

Es una chica normal, que siempre ha pasado desapercibida entre los chicos. Le gustaba disfrutar de la vida y hacerlo acompañada de sus amigas; pero había algo que deseaba, saber que era amar. Ella solo había tenido una relación y no había llegado a sentir nada, por eso decidió que lo mejor era dejarlo. Un día conoció a un chico, le llamó la atención pero pensó que no tenia ninguna posibilidad con el, empezaron a hablar y se fueron haciendo amigos. Ella empezó a ver reacciones raras en él, se interesaba mucho por lo que le pasara pero no quería hacerse ilusiones. Una día él se atrevió y le dijo que le gustaba y decidieron probar a estar juntos. Esa noche quedaron y lo pasaron genial pero al día siguiente las ilusiones que ella tenia se rompieron de repente. El chico le dijo que no podía ser, que quería a otra chica y no la podía olvidar. Ella siempre había tenido miedo a pasarlo mal, se había arriesgado a ser feliz y sus sueños e ilusiones se habían roto de repente. Lo peor fue cuando se enteró quien era ella, la novia de su hermano. Se arriesgó y se lo contó todo a su hermano, sabía que con eso perdía toda posibilidad que puediera quedar de volver con él pero eso era lo que debía hacer y lo hizo. Después de todo eso ella no sabía que hacer, se sentía muy mal, y no se podía olvidar de él. Sabía que no le quería pero si le gustaba mucho y no podía sacarse de la cabeza el día que pasaron juntos.
 Pasó el tiempo, ella quería vivir su adolescencia, ser feliz, pero cada vez que lo veía con ella algo le dolía por dentro. Conoció a otro chico, ella le gustaba a él pero ella no quería volver a ilusionarse con nadie, quería ser feliz, además todavía no había logrado olvidarse del otro. Pasó el tiempo y ella empezó a ilusionarse de nuevo que no quería, tenía miedo a que le volviera a pasar lo mismo. Hasta que un día no pudo reprimir sus sentimientos, cogió fuerzas y valor y se lo dijo. Él no era igual, la protegía y le demostraba que podía confiar en él. Tenía miedo pero esta vez la suerte estuvo de su parte y fue feliz a su lado, fue el chico al que de verdad supo querer, se convirtió en su razón de vivir, en su alegría, su sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario