viernes, 16 de diciembre de 2011

Nada puede ir mejor.

Dicen que cuando quieres a alguien todo te recuerda a él, hasta el mínimo detalle, pero yo no estoy convencida del todo, yo creo que no es que todo te recuerde a él sino que siempre estás pensando en él. Un día, así sin más, empezáis a hablar, vais descubriendo datos y cosas en común, y después de largas conversaciones sois sinceros y confesáis aunque puede que no sea al mismo tiempo. Piensas que nada puede ir mejor, te aíslas, ya tienes todo lo que querías.

2 comentarios:

  1. Genial tienes otro blog!!!
    creo que por aqui tambien me veras a menudo jejeje
    y sabes con este escrito.. tienes razon.... las cosas son asi.. que extraños somos los seres humanos... no?

    ResponderEliminar
  2. Gracias! el otro blog esque ya no lo actualizo actualizo solo este.

    ResponderEliminar