lunes, 30 de abril de 2012

Orgullo y prejuicio

Señorita Elisabeth, he luchado en vano y ya no lo soporto más. Estos últimos meses han sido un tormento. Vine a Rossins con la única idea de verla a usted. He luchado contra el sentido común, las expectativas de mi familia, su inferioridad social, mi posición y circunstancias, pero estoy dispuesto a dejarlas a un lado y pedirle que ponga fin a mi agonía.
No comprendo
- La amo ardientemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario