viernes, 25 de mayo de 2012

Pura convenencia

Es increíble como una persona puede llegar a pasar de ti de un día para otro sin que haya ningún motivo razonable y tú sufras un tiempo hasta que consigues mentalizarte de que no vale la pena, porque nadie que te haga sufrir merece que tu sigas ahí, cuando lo necesite. Pero llega un día que de repente vuelve pidiendo perdón, pensando que tú, como siempre, estarás ahí; pero ya no es así porque he aprendido a vivir sin tu presencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario