sábado, 28 de julio de 2012

El comienzo de esta historia sin final.

   Todo empezó una tarde de verano. El chico le ofreció recogerla de una pequeña fiesta de amigos, ella aceptó. Los dos iban andando por la calle nerviosos, callados, sin saber que decir; intentando hablar de cualquier cosa, por absurda que fuera. Al principio el camino parecía interminable pero empezaron a hablar más y sin darse cuenta habían llegado a su destino. Ella no quería irse a casa, no quería despedirse de él así que siguió hablando y hablando. Ella empezó a sentir algo que nunca había sentido: el chico le gustaba de verdad. Se acercó y lo besó, se sentía completamente feliz, como hacía mucho tiempo que no estaba. Eran ya más de las doce de la noche del 27 de julio, 28. Debía irse ya, pero no antes sin darle un último beso que en verdad sería uno de tantos pero que significó el inicio de su historia, su historia sin final.

   Después de un año que ha pasado, es imposible olvidar ese día que permanecerá en mi mente siempre, el día en que abrí mi corazón a una persona que se ha convertido en una de las personas más importante de mi vida, una parte de mi. 

1 comentario:

  1. Buenas: : )

    Me ha gustado mucho tu blog, ciertamente esta muy bien.
    Asi que de vez en cuando me veras por aquí .

    Bueno, tambien, ( aun que sepa que suele ser una molestia)
    Esperaba que pudieras pasarte por mi bloc y leer y opinar sobre mi nueva historía
    ( ALUPMIS) que se encuentra en un enlace en una de las paginas..

    Muchas gracias.

    Jace

    ResponderEliminar