viernes, 3 de agosto de 2012

La vida

De pequeña jugaba a que formaba una familia y era feliz pero al crecer vas viendo que la vida no es así de sencilla siempre ni tan bonita algunas veces. Aprendes que hay relaciones que no funcionan, parejas que se separan y rompen los corazones de sus hijos, otros que solo buscan un rato de diversión... Pero tras aprender todo eso y tropezar alguna vez aprendes a levantarte y a ser más exigente con lo que quieres. Te das cuenta que todo lo importante no es amar sino que te amen y sentirte querida, recibir tanto como das porque en la vida si quieres que te traten con cariño y respeto tienes que hacer tú eso con los demás y demostrar que eres una persona por la que merece la pena luchar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario