martes, 4 de septiembre de 2012

Nos provocamos nuestro propio mal

Entra la luz por la ventana, te despiertas. Hoy te sientes rara. Es un día de estos que tienes la sensación de que va a pasar algo pero no bueno. Pasas el día de mal humor solo porque sabes que algo va a ir mal. Lo único que haces es empeorar las cosas y cuando acaba el día has tenido una pelea con tu madre por una chorrada y a tus amigas les has respondido de malas maneras a todo lo que han dicho. Ese no iba a ser un mal día, iba a ser un día cualquiera, como casi todos, pero tú has conseguido lo que esa mañana habías presentido: que fuera un mal día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario