miércoles, 14 de noviembre de 2012

Cambio radical

Me lo imaginaba diferente pero no así. No tiene nada que ver a como era todo antes. Llega un momento que por mucho que te administres el tiempo se te acumula todo y no tienes tiempo ni para ti misma. Y te olvidas desahogarte tanto de los problemas como de las alegrías porque lo mismo que cuentas tus cosas malas también es bueno contar las buenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario