domingo, 12 de enero de 2014

Crónicas Vampíricas

Al final, cuando pierdes a alguien, ni las velas ni las plegarias van a compensar el hecho de que lo único que te queda es un vacio en tu vida en el lugar que ocupaba esa persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario