viernes, 4 de marzo de 2016

pequeños objetivos, grandes logros

Hoy he aprendido la importancia de los pequeños objetivos, esos que nos planteamos día a día y que conseguimos con pocos esfuerzos. Son metas aparentemente insignificantes que no requieren grandes cantidades de recursos. 
Tenemos la tendencia de olvidar los logros que hemos ido consiguiendo desde que éramos pequeños, como aprender a nadar, montar en bici o los éxitos académicos. Por el contrario, resaltamos todos los errores que hemos cometido y nos machacamos con ello, sin darnos cuenta que estos "fracasos" son otras experiencias de aprendizaje que nos ayudan a desarrollarnos y crecer como personas. 
Todos nuestros éxitos y errores nos han ayudado a estar donde estamos y ser lo que somos, y esos pequeños objetivos que nos proponemos cada día constituyen las grandes metas que conseguiremos en nuestra vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario