jueves, 19 de enero de 2017

Diferencias

La diferencias humanas son las que hacen que cada persona tenga un encanto especial. Cada persona tiene cualidades y defectos que le hacen distinto a los demás. Yo siempre supe que tenía algo que me hacía muy diferente, pero no sabía qué. Hoy, sigo preguntándome qué es eso que me hace ser diferente al resto, qué es lo que me hace ser, de alguna forma, especial.
Desde siempre, la humanidad ha intentado conseguir que todas las personas sean y actúen de una manera determinada, excluyendo a quienes se salen de la norma social y no actúan como se espera, a aquellas personas que son diferentes. Creo que no es necesario decir el grado de estupidez que este objetivo conlleva. En primer lugar porque es imposible; por mucho que intentemos que todas las personas posean la personalidad que consideramos apropiada para la supervivencia y adaptación, esto, no es posible. Y, en segundo lugar, porque las diferencias, al contrario de lo que muchas personas piensan, son beneficiosas, enriquecen a la sociedad. La diversidad es un bien contra el que no debemos luchar. Desde pequeños hemos visto como al niño que es diferente se le ha marginado y excluido, se le ha dado de lado. Este es el resultado de la sociedad tan superficial en la que vivimos, una sociedad en la que nos enseñan los prototipos "perfectos" de personas que, en mi opinión, son todo lo contrario.
Vivimos en el siglo XXI y tenemos ideales propios de siglos anteriores, cuando deberíamos luchar por vivir en un mundo de equidad, igualdad y solidaridad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario